Cerveza artesanal, tierra fértil para emprendedores

Cerveza artesanal, tierra fértil para emprendedores

El crecimiento de la industria de la cerveza artesanal se vuelve una oportunidad para los jóvenes que buscan crear su negocio

La cerveza artesanal es una industria independiente que está generando nuevas cadenas productivas, lo que la convierte en un espacio abierto y una oportunidad para los jóvenes con ganas de emprender, expone para El Heraldo de México la directora de la Asociación Cervecera de la República Mexicana (Acermex), Paz Austin.

El año pasado, la producción de cerveza artesanal incrementó en 47 por ciento a 160 mil 742 hectolitros, y se espera que este año ascienda en 65 por ciento. El crecimiento a doble dígito impulsa el surgimiento de cadenas de abasto y se convierte en oportunidades de negocio en México.

Este año, en Puebla abrió sus puertas la primera maltera independiente en México, mientras que ya hay otros proyectos similares en San Luis Potosí, Querétaro y Michoacán, que tienen el objetivo de aprovechar la malta que se siembra en México y contrarrestar que la totalidad de los insumos sean importados, comparte Paz Austin.

Hasta 2017, el 53 por ciento de la malta se importó de Europa y el 36 por ciento de Estados Unidos y Canadá, mientras que solo 8 por ciento estuvo representado por la producción nacional. El 71 por ciento del lúpulo fue importó de Estados Unidos y Canadá, México contribuyó con el 1 por ciento. Este fruto también es una oportunidad que ya motiva el surgimiento de proyectos para su cultivo en Ensenada.

En el caso de la levadura, del total utilizado en la industria independiente, la producción nacional representa el 8 por ciento del abasto. Nuevamente, los socios comerciales en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se colocan a la cabeza, con 59 por ciento del basto.

Hay una gran área de oportunidad para quienes quieren emprender en el sector, ya que la única maltera en México que inició operaciones este año, tiene capacidad para atender la demanda anual de 10 empresas, es decir, hacen falta otros 53 emprendedores que se animen a poner malteras en diferentes partes de México”, refiere.

 

Los jóvenes también pueden incursionar con el abasto de equipo para la elaboración de la cerveza artesanal, añade. Austin lanzó una invitación especial a las mujeres, “para que participen más en esta industria, muchas personas creen que es exclusiva de los hombres y no, hay extraordinarias mujeres cerveceras y necesitamos más”.

La cerveza artesanal es la segunda bebida favorita de los mexicanos, después de la cerveza industrial, de acuerdo con una encuesta realizada por Deloitte. En este contexto, la directora de Acermex explica que el sector se distingue por “ofrecer cervezas más especiales y sorpresivas en sus características, que van muy bien de la mano con experiencias gastronómicas, en un ambiente sano”.

 

Deja una respuesta